18/11/2015
Me parece muy interesante explicar los distintos metales y acabados metálicos que se usan en bisutería.
 
Una aleación es el producto metálico que resulta al solidificar una disolución líquida de dos o más metales, y en algunos casos puede llevar algún elemento no metálico como el carbono. Es decir, que hablamos de aleaciones cuando tenemos metales que no son un elemento químico de los de la tabla periódica, sino una mezcla de varios. La mezcla se consigue fundiendo los metales previamente y dejándolos enfriarse después.
 
 
FUNDIDO DE METALES
 
 
Los metales utilizados en joyería y bisutería son aleaciones de varios metales en las proporciones elegidas para conseguir unas características determinadas de dureza, color, punto de fusión, precio, ...
 
El oro utilizado en joyería no es oro 100%, sino un mezcla como veremos más adelante. Tampoco la plata de ley es plata 100%.
 
Además se pueden usar metales de base cubiertos por una capa más o menos gruesa de otros metales. Decimos que son materiales bañados, y según sea el color son plateados o dorados por ejemplo.
 
En bisutería y joyería se usan aleaciones de oro, plata, estaño, zinc, cobre, aluminio, magnesio, ...
 
Tradicionalmente se ha usado mucho el níckel, pero actualmente hay normativas europeas y americanas que limitan su uso a cantidades muy pequeñas para evitar alergias. El plomo también se usa cada vez en menor proporción para evitar problemas de salud.
 
Hace tiempo casi todo daba alergia porque en las aleaciones se podía incluir entre otros metales mucho níquel. Hoy en día hay normativas europeas que limitan a cantidades mínimas los metales más alergénicos, de forma que personas que hace años tenían alergia a los baños metálicos de bisutería, e incluso a la plata de ley o al oro, ven como su problema ha mejorado considerablemente o no tienen ya esos problemas. Aún así algunas personas pueden experimentar alergia a los baños metálicos o a la plata de ley, pero ya no es tan frecuente como antes.